Forestería Análoga. Una guía práctica para restauración de la biodiversidad


Forestería Análoga. Una guía práctica para restauración de la biodiversidad

Version
Download 410
Total Views 757
Stock
File Size 4.41 MB
File Type pdf
Create Date 13 abril, 2016
Last Updated 13 abril, 2016
Descargar

¿Qué es la Forestería Análoga?
La Forestería Análoga (FA) es un sistema que busca establecer ecosistemas análogos con estructuras
arquitectónicas y funciones ecológicas similares a la vegetación original de la etapa de clímax o
sub clímax. Asimismo, busca fortalecer a las comunidades rurales, tanto desde el punto de vista
social como económico, por medio del uso de especies que ofrezcan productos comercializables.
La Forestería Análoga es una forma compleja y holística de agroforestería que busca mantener un
ecosistema funcional dominado por árboles y proveer productos comercializables que sirvan para
sustentar a las comunidades rurales, tanto social como económicamente. Un sistema de certificaciones
(Productos de Jardines Forestal, o FGP por sus siglas en inglés) ha sido desarrollado para
comercializar productos derivados de la forestería análoga.
A nivel mundial, los recursos forestales atraviesan graves niveles de agotamiento debido a la alta
demanda de tierras agrícolas y productos forestales. La presión relativa de la población tiene un
efecto directo en las tierras agrícolas. Muchas de las tierras de cultivo han sido transformadas en
tierras para agricultura, mientras que los sistemas sostenibles de uso de la tierra en muchos lugares
terminan siendo zonas para vivir. Actualmente, la mayoría de la cobertura forestal no puede
ser considerada “bosque natural”. La agricultura y las prácticas de forestería no sostenibles conducirán
a un mayor agotamiento de los suelos, al descenso de los niveles freáticos, a la contaminación
de los suelos y el agua, y a una mayor dependencia de insumos externos como semillas, fertilizantes
y pesticidas. Además, la dependencia del mercado de algunos cultivos básicos hace a los
agricultores más vulnerables a las pérdidas de cosechas como producto de sequías, inundaciones y
brotes de plagas, así como a fluctuaciones en los precios en casos donde los rendimientos sean
estables.